lunes, 27 de febrero de 2017

La Novela Negra

La novela negra, ese maravilloso mundo de asesinatos e investigaciones que te engancha como el mejor pegamento a la cartulina haciendo manualidades.

La primera novela de este género que me leí fue “El ocho” de Katherine Neville. Un libro entre misterio, matemáticas, ajedrez y novela negra que me enganchó locamente a la lectura de ese libro, gracias a un amigo que me lo dejó un verano en la piscina. Ese mismo amigo me regaló la continuación las siguientes navidades, “El fuego”, siguiendo esa partida de ajedrez que había empezado seis meses atrás.

Me enganché definitivamente a la lectura y a la novela negra cuando me regalaron el libro electrónico y un amigo me incluyó una serie de libros que no sabía a que género literario pertenecían, pero me pareció curioso que a parte de unos cuantos libros de novela fantástica que había pedido, como “Juego de Tronos”, los cuales recomiendo encarecidamente, que apareciera un autor que se repetía varias veces, un tal John Verdon. Me entró la curiosidad y a la mínima que pude empecé a leer uno de esos libros, “Sé lo qué estás pensando”.

Comenzó el libro con una extraña situación donde empezaron a aparecer muertos y la casualidad va a parar a un criminólogo retirado, David Gurney, que se encarga de resolver el misterio de éste y otros libros que continué leyendo. 
 A partir de ese momento me enganché a la página, al capítulo y al libro. Libro tras libro, novela tras novela, la intriga y la curiosidad cada vez que empiezo la primera página de un libro de este género es tan sumamente mayúscula, que no puedo parar de leer.

Hace tres años descubrí a un gran novelista de este género dentro que además está dentro de la comunidad educativa. Eugenio Fuentes es otro de esos escritores que con su prosa descriptiva te engancha de tal manera que no te deja levantarte en toda una tarde de invierno de manta y sofá. “Mistralia” fue mi primer descubrimiento de este escritor de la serie de novelas protagonizadas por el gran Ricardo Cupido. “Mistralia” es el último de siete libros que poco a poco continué leyendo, pasando entre otros muchos lugares por el Tour de Francia para resolver otro crimen, por un misterioso bosque o por la muerte de un pianista. 
Aunque no esté relacionado con la novela negra, Eugenio escribió una gran novela de amor “Si mañana muero”, la cual transcurre en tiempos de guerra.
Coincidí personalmente con este escritor, lo conocí como persona y como compañero de trabajo, siendo muy grande en todos los aspectos de la vida.

 
Este verano descubrí a otro escritor de este género, M.J. Ardlige, y he leído sus libros más famosos, “Tú te vas, tú te quedas” y “Ni lo ves, ni lo verás”.

Aunque no cabe duda que Agatha Christie siempre ha sido un icono dentro del género de los asesinatos e investigaciones con libros como “Asesinato en el Orient Express” o “Diez negritos”.

Por último no me quería despedir sin hablar de matemáticas y ese gran amigo que tenemos en geometría como es Pitágoras. Este gran filósofo y matemático griego también tiene su rinconcito en este mundo de la novela negra gracias al finalista del Premio Planeta, Marcos Chicot.

Ha escrito novelas como “El asesinato de Pitágoras”, “La hermandad” y “El asesinato de Sócrates”




Miguel Ángel Redondo Ávila

sábado, 21 de enero de 2017

Leer puede ser peligroso

Ya lo decía mi madre: - ¡niño deja de leer esos libros que se te está llenando la cabeza de pájaros!
"La Isla del Tesoro", "Veinte mil Leguas de Viaje Submarino", "Las Aventuras de Tintín", "Sandokán"...
A mis once añitos yo ya estaba infectado por el virus de los libros de aventura. Era adicto a sentir la brisa del mar sobre mi cara, el olor a brea y salitre de los grandes galeones cargados de oro, la sangre siempre roja, rojísima, de los piratas y bucaneros luchando sobre las cubiertas de los grandes veleros. Y todo ello sentado en el sillón de mi casa con un buen libro en las manos.

Pero muy pronto descubrí que yo quería ser uno de ellos. Que no me conformaba con sentir los tifones y huracanes del Mar Caribe sentado cómodamente en el salón de la casa familiar. Yo también quería subir a bordo de esos barcos y navegar. Navegar lejos, muy lejos. Hasta la otra punta del mundo. Por eso no paraba de leer esos libros: "Moby Dick, la ballena asesina", "Robinson Crusoe"...

Rafael Moleón y Torres “Las caravelas de Colón”
Y así sucedió que cuando tuve la edad suficiente embarqué a bordo de la carabela Pinta, una réplica de la nave de Colón que descubrió América en 1492, y yo mismo me convertí en un pirata de verdad.
Durante más de dos años navegué a bordo de un velero del Siglo XV por los mares del Sur. En esos años ya no necesité seguir leyendo libros de viajes y aventuras. Yo mismo me había convertido en un personaje real de mis libros. Y navegando por los mares del sur pude ver a las grandes ballenas nadando tras la estela de mi barco. Me encontré con las sirenas en las islas perdidas de los mares del Sur. Descubrí tesoros escondidos de incalculable valor y belleza.


"Mapas del Tesoro" realizados por algunos alumnos de 1º de ESO para ilustrar el artículo de Juanjo sobre la literatura de viajes
Sin embargo, no es menester buscar el Paraíso en la Tierra y tuvo el destino la fatalidad de ponerme ante un verdadero motín a bordo de la Pinta. Efectivamente, en la isla de Puerto Rico, la tripulación de la Pinta se amotinó y siguiendo la más vieja tradición marinera los rebeldes fuimos apresados y condenados al destierro. Los piratas siempre acaban en la horca. A lo largo de la historia ningún motín tuvo un final feliz.

La culpa de todo ello la tenían los libros. De tanto leer historias de piratas y bucaneros yo mismo me había convertido en uno de ellos. Esos malditos libros eran los responsables de llenarme la cabeza de volantones. Ahora creo que mi madre tenía razón.


Literatura de Viajes y Aventura

Estamos hablando aquí de un género literario que provoca adicción. Se trata de libros que te van a meter dentro del cuerpo el gusanillo del viaje y es muy posible que tú mismo te veas obligado a realizar un largo viaje para sacarte ese gusanillo. Eso es lo que me ocurrió a mí. Y te aseguro que no paré hasta conseguir realizar mi propia aventura.

Cuando empieces a leer estos libros (en la biblioteca hay un montón) pronto te darás cuenta de que literatura y aventura son casi la misma cosa. De hecho el viaje y la aventura es el tema único de todo libro. La literatura en verdad nace en Occidente unida a un viaje, el de Ulises en La Odisea. Don Quijote no hace sino viajar, y Gulliver protagoniza los viajes más leídos de todos los tiempos.

El Romanticismo y el avance de la ciencia y los descubrimientos geográficos propiciaron grandes viajes en el siglo XIX, y de ese mundo proceden excelentes frutos literarios: Julio Verne, Melville, Stevenson, London, Conrad..

En el siglo XX se terminan los grandes descubrimientos geográficos y la literatura de viajes sufre un importante parón por culpa de ello. Las últimas gestas de los descubridores terminan con la conquista del Polo Sur por Amundsen (1923), y sólo van a quedar aventuras estremecedoras como la de Shackleton (en su intento por cruzar el continente antártico) o Mallory, en su lucha contra el Everest en 1924.

Sin embargo este género literario nunca morirá pues la vida misma es un largo viaje y todo ser humano, por el hecho de serlo, siempre se encontrará fuertemente atraído por el vértigo que produce el viaje y la aventura.




Juán José Rodríguez Terrón


miércoles, 9 de noviembre de 2016

Sobre Ciencia Ficción

En la entrada anterior os contaba que la novela de Mary Sheley, "Frankenstein" es considerada la primera novela de ciencia ficción, ya que en ella, se narra cómo un científico consigue dar vida a un ser hecho a partir de restos de cadáveres.

Entonces...¿qué es la ciencia ficción?. Pues es un género literario que especula sobre posibles acontecimientos futuros o alternativos, teniendo como fundamento los avances de la ciencia.


Las novelas de Ciencia Ficción pueden tratar sobre viajes interestelares, la evolución humana a causa de mutaciones, los robots, la existencia de civilizaciones alienígenas, los viajes en el tiempo, la evolución de las sociedades, la supervivencia postapocalíptica, y un sin fin de etcéteras.

Se diferencia del genero fantástico porque la ciencia ficción se fundamenta en la ciencia, y aunque es una literatura especulativa, es decir, trata de imaginar el futuro u otras realidades, ha aportado a la propia ciencia multitud de ideas que los científicos han desarrollado.


Rod Serling, el escritor de “La Dimensión Desconocida”, se refiere a la ciencia ficción haciendo un paralelo con la fantasía: “La fantasía es lo imposible hecho probable. La ciencia ficción es lo improbable hecho posible”.

Por ejemplo, Julio Verne imaginó el submarino Nautilus en su novela “20.000 leguas de viaje submarino” diez años antes de que Isaac Peral botara el suyo; en “De la Tierra a la Luna” imaginó un viaje a nuestro asteroide nada menos que 104 años antes de que el Apolo 11 pisara el suelo lunar. Otro ejemplo es la novela publicada en 1914 por H. G. Wells “El mundo se liberta”, en donde describe una bomba basada en reacciones nucleares en cadena y la describe como una bomba atómica. Es importante destacar que la energía nuclear se descubre muchos años después, concretamente en 1933 y la primera detonación nuclear fue la denominada Prueba Trinity, realizada en la población de Alamogordo, Nuevo México, Estados Unidos el 16 de julio de 1945. (Poco tiempo después otras dos bombas atómicas de uranio y de plutonio fueron detonadas, respectivamente, sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, Japón)


Estos pocos ejemplos ilustran lo importante que es la ciencia ficción en la evolución de nuestra sociedad, pues todas estas novelas plantean nuevos desafíos a nuestros científicos, modelos sociales a nuestros legisladores, conflictos éticos a la sociedad (como Las distopias “1984”, “Farenheit 451” y “Un Mundo Feliz” que nos muestran lo que podría convertirse nuestra sociedad si persistimos en cultivar determinados valores)


Este género promueve el aprendizaje, despierta la imaginación y nos permite entender (y desafiar) la ciencia. Pero además nos hace reflexionar sobre conflictos éticos, sociales, religiosos, ideológicos...  nos invita a valorar nuestros recursos naturales, nos mueve a ser críticos con los poderes establecidos y con la sociedad en su conjunto.

A continuación os dejo una buena selección de libros de ciencia ficción. Todos tienen ciencia, suspense, misterio, aventuras, incluso humor, pero los he clasificado para facilitaros la elección.


Ciencia ficción y aventuras

- “20.000 leguas de viaje submarino”, “De la tierra a la Luna”, “Viaje al centro de la Tierra”, etc de Julio Verne.
- “La máquina del tiempo” de H.G.Wells
- “El juego de Ender” Orson Scott Card
- “Starship troopers” de Robert A. Heinlein
- “Las estrellas mi Destino” de Alfred Bester
- “Diarios de las estrellas” de Stanislaw Lem
- “Pórtico” Frederik Pohl.



Ciencia ficción y misterio

“Yo Robot” de Isaac Asimov
“La guerra de los mundos”, “El hombre invisible”, “La isla del doctor Moreau” de H.G Wells
“En los muros de Eryx” de H.P. Lovecraft

Ciencia ficción y sociedad

- “1984”
de George Orwell
- “Un mundo feliz” de Aldous Huxley
- “Farenheit 451” de Ray Bradbury
- “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” De Philip K. Dick
- “La pianola” de Kurt Vonnegut


Ciencia ficción y humor

- "Historia cómica de los Estados e imperios de la luna" e "Historia cómica de los Estados e imperios del Sol" de Cyrano de Bergerac
- “La guía del autoestopista galáctico” de Douglas Adams
- “Sin noticias de Gurb” de de Eduardo Mendoza
- “La voz de los muertos” de Orson Scott Card
- “Redshirts" de John Scalzi
- “Cyberiada” de Stanislaw Lem
- “Desayuno de campeones” de Kurt Vonnegut
- “Universo de locos” y “Marciano, Go Home” de Frederic Brown


Ciencia ficción y ecología

- “Dune” de Frank Herbert
- “Parque jurásico”, “Esfera”, “Estado del Miedo” de Michael Crichton
- “El marciano” de Andy Weir
- “Las arenas de Marte” de Arthur C. Clarke
- “La chica mecánica” de Paolo Bacigalupi
- “La carretera” de CormacMcCarthy


Ciencia ficción y terror

- “Frankenstein” de Mary Shelley
- “Soy leyenda” de Richard Matheson
- “It” de Stephen King
- “El canto del cisne” de Robert McCammon
- “El día de los Trífidos” de John Wyndham
- “La mosca” de George Langelaan


Si estáis interesados en el cine de ciencia ficción, visitad este enlace, donde hacen una selección de grandes películas de este género.
Recordad que en la biblioteca, tenéis más libros y cómics de este género.


Las imágenes que acompañan este artículo son de:
http://www.pixelstalk.net/sci-fi-backgrounds/ 
https://wall.alphacoders.com/ 

Mara García-Verdugo

domingo, 16 de octubre de 2016

200 años con Frankenstein

Después del extraordinario verano que hemos pasado, tan largo y caluroso, vengo a contaros una curiosidad literaria.
Hace exactamente 200 años, se vivió un año conocido como el año sin verano. 1816 tuvo grandes anomalías climáticas que tuvieron como consecuencia una grave escasez de alimentos en lugares tan variados como el sur de China, el norte de Europa o el nordeste estadounidense.

Monte Tambora en Indonesia
Se cree que la anomalía fue causada por la combinación de una caída de la actividad solar y una serie de importantes erupciones volcánicas coronadas por la erupción del monte Tambora de 1815.

Ese terrible y oscuro verano se reunieron en la Villa Diodati, una mansión cerca de Ginebra, un grupo de amigos escritores, entre los que estaban Lord Byron , su médico personal John William Polidori, el poeta Percy Shelley y su mujer y Mary Shelley.

Lord Byron, según un cuadro de Thomas Phillips de 1813.
John William Polidori pintado por F. G. Gainsford, en 1816.
Percey Shelley pintado por Alfred Klint en 1819
Retrado de Mary Shelley según el artista Richard Rothwell en 1840
El mal tiempo y la lluvia incesante les impedía salir de casa, de modo que idearon entretenerse contando historias de terror al calor de las chimeneas.

De esos relatos se concibieron las ideas para las novelas Frankenstein (de Mary Shelley) y El Vampiro (de John William Pollidori), que serviría de inspiración a Bram Stoker para su célebre Drácula, del que ya hablamos el curso pasado en esta entrada.



Frankenstein o el moderno Prometeo, o simplemente Frankenstein, la obra literaria que Mary Shelley pergeñó durante esos días. Publicado en 1818 y enmarcado en la tradición de la novela gótica, el texto explora temas tales como la moral científica, la creación y destrucción de vida y la audacia de la humanidad en su relación con Dios. De ahí, el subtítulo de la obra "El moderno Prometeo" ya que el protagonista intenta rivalizar en poder con Dios, como una suerte de Prometeo moderno que arrebata el fuego sagrado de la vida a la divinidad. Esta obra es considerada el primer texto de ciencia ficción de la historia de la literatura.

Os recomiendo que veáis la película “Remando al viento” para acercaros a la figura de Mary Shelley. Os dejo el tráiler aquí debajo.


Y para aquellos que no os guste mucho el drama, os recomiendo esta divertida película “El jovencito Frankenstein” cuyo protagonista Gene Wilder nos dejó el pasado mes de agosto.


Durante los meses de octubre y noviembre, tendréis una selección de novelas y cómics de terror en la biblioteca. Edgar Allan Poe, H.P. Lovecraft, Arthur Conan Doyle, Robert Luis Stevenson, Stephen king ¡y muchos más!


Mara García-Verdugo





miércoles, 28 de octubre de 2015

Novelas de terror

Aunque en la biblioteca tenéis hecha una buena selección de libros y cómics de terror, me gustaría recomendaros algunos libros más, pues sé que a muchos de vosotros os gusta este tipo de literatura especialmente. Si os interesa alguno en concreto, preguntad al bibliotecario porque tenemos muchos de ellos.
"Drácula" de Brand Stoker tiene que ser el primero de la lista, pues os hablé de él en la entrada anterior y de cuánto me impresionó.

Cuentos de terror
de Edgar Allan Poe. Entre ellos "El barril de amontillado", "El escarabajo de oro", "El gato negro", "Los crímenes de la calle Morgue", "El retrato oval" y tantos otros.

"Los mitos de Cthulhu"
de H. P Lovecraft. Es otro clásico de la literatura con relatos cortos plagados de criaturas fantásticas que te pondrán los pelos de punta.

"La Leyenda de Sleepy Hollow" de Irving Washington. Lo leí con 13 o 14 años y recuerdo que me encantó. Muchos años después Tim Burton hizo su maravillosa versión cinematográfica, que también os recomiendo.

"Otra Vuelta de Tuerca" de Henry James. Una gran novela, con institutriz, niños, mansión, fantasmas...

"El retrato de Dorian Gray"
de Oscar Wilde. No sé si clasificarlo como novela de terror, pero desde luego es una lectura imprescindible.

"Cuentos completos de terror, locura y muerte", de Guy de Maupassant.

"Frankenstein" de Mary Shelley.

"El Extraño caso del Dr. Jekyl y Mr. Hyde" de R.L. Stevenson.


"It" de Stephen King. Novela fascinante y absolutamente aterradora.

"Soy leyenda" de Richard Matheson. Novela corta que aterra y nos hace pensar. Robert Neville, ha sobrevivido a una pandemia que ha arrasado con todas las personas que había en laTierra; sin embargo, éstos no están muertos, sino que se han convertido en portadores de una bacteria que produce los clásicos síntomas del vampiro mítico.

"Coraline"
de Neil Gayman. Aunque muchos conoceréis la película y os parecerá un cuento para niños, la verdad es que la novela da bastante más miedo. Os recomiendo las dos.

"El sueño del Fevre" de Jeorge R.R. Martin. Novelón sobre vampiros sembrando el terror a lo largo del río Mississipi

La lista podría ser interminable, pero creo que es estos libros que os he puesto suponen un buena buena selección para los incondicionales del género y para aquellos que os apetece empezar a pasar miedo de verdad.

Mara García- Verdugo

domingo, 18 de octubre de 2015

El placer de viajar y el placer de leer

Pensando algo sobre lo que escribir para este blog, recordé que el día 31 de octubre se celebra Halloween en los países de habla inglesa. Y aunque en España no es festivo, sí que tiene sus adeptos, pues es una ocasión para disfrazarse y pasar un rato divertido.

Con motivo de Halloween me ha venido a la cabeza el maravilloso descubrimiento que hice este verano, el turismo literario. Que básicamente consiste en leer cosas que tengan que ver con vuestro viaje.
A mí personalmente me gustan las novelas, pero hay infinidad de contenidos.

Estuve en Inglaterra visitando los paisajes y lugares que inspiraron a Brand Stoker para escribir su novela más famosa, Drácula.

Por la noche después de haber estado todo el día viendo cosas, me sumergía en las páginas de este clásico de la literatura del terror, con las imágenes del día aún en las retinas. Las sensaciones mientras leía y viajaba han sido tan intensas que casi me he sentido un personaje más de la novela.


Por ejemplo, mientras contemplaba durante un día de intensa lluvia el puerto de Whitby, cuya bocana describe Brand Stoker en el pasaje que cuenta cómo el barco que llevaba a Drácula a Inglaterra, estaba rodeado de negras nubes y grandes relámpagos...


...mientras disfrutaba de la abadía de Whitby, y hasta me parecía ver entre los jirones de niebla una sombra alargada y negra mirándome fijamente con un malvado brillo en los ojos...

...cuando paseaba por los alrededores de un castillo hasta encontrar en el bosque una pequeña capilla rodeada de lápidas y cruces, casi ocultas por el musgo y la maleza, y sentía un poco de aprensión al ver que un enorme gato negro nos seguía...

En definitiva, leer siempre se ha considerado una manera de viajar con la imaginación, pero leer y viajar al mismo tiempo hará que la experiencia de viajar se multiplique y expanda hasta convertir ambas experiencias en algo mucho más completo, intenso, memorable, maravilloso...

Os dejo un enlace a una página muy interesante, The World Literary Atlas (o el atlas mundial de la literatura) una web colaborativa en la que se recopilan citas literarias sobre ciudades del mundo.

Y en la próxima entrada, a ver si escribo algo sobre literatura de terror con motivo de Halloween.

Mara García-Verdugo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...